El Diseño Gráfico y la creatividad

El Diseño Gráfico y la creatividad

Antes de alcanzar el resultado final de un trabajo creativo como por ejemplo, el llevado a cabo por la casa Tous, quien se encarga del diseño debe ser capaz de llevar a cabo una producción que sea verdaderamente novedosa, que llame la atención en su esencia y sobre todo, que sea original. Esta es la razón por la que, la exigencia a nivel de creatividad se ha convertido en mayor para quienes son diseñadores, mucho más que para otro tipo de profesionales. Si se desea cuantificar la importancia que reviste la creatividad dentro del diseño gráfico, se debe tomar en consideración no sólo cuán necesario es el adecuado desarrollo de un proyecto, sino que también se debe involucrar el proceso sicológico que posiblemente se deriva de la carencia de creatividad.

Cuando las capacidades creativas de cualquier diseñador gráfico se ponen de manifiesto, esto lo enorgullece, y le facilita la manera en la que llega a desarrollar a conceptos que funcionan y generan gran entusiasmo en sus clientes. Pero en líneas generales, estos creativos no suelen hablar de la frustración que suelen suponer esas épocas donde la relatividad no se encuentra de su lado. Quizás sea porque para hablar de ello, se requiere de aprender a gestionar tales períodos.

La sequía relativa, y la mejor forma de gestionarla

La creatividad no es algo de lo que pueda prescindir el diseño gráfico por lo que su importancia es tanta que cuando la creatividad tiende a escasear, los profesionales que se encargan de aflorarla podrían caer en cuadros bastante cercanos a la ansiedad. Con el fin de evitar tal situación, se hace necesario estar entrenado bajo un pensamiento positivo. Claro, no será suficiente aplicar sus principios después de que la crisis se ha implantado ya que es mucho mejor aprender a vivir de forma positiva cuando todo esta yendo bien.

Es por esta razón, que se hace importante minimizar los niveles de exigencia, lo que no tiene nada que ver con entregar trabajos de mala calidad. Cuando se habla de exigencia interna, esta también se encuentra relacionada con la exigencia externa. Es por ello que en muchos casos, quienes son diseñadores gráficos y saben con certeza cuál es su potencial, entonces cuentan con la capacidad de rendir al máximo siempre. Aunque esto, sencillamente resulta un tanto imposible.

La creatividad en el diseño gráfico va de la mano con la disciplina

Sí creemos que la creatividad es de suma importancia, esta no lo es más que la disciplina que se tenga para ello. Cuando se cuenta con un hábito en el trabajo, este se convierte en la base en la constancia, lo que hará mucho más por un profesional del diseño gráfico que una cantidad de musas. Sabemos que la creatividad no nace de la nada, pero si estamos seguros de que esta se puede entrenar. Tal entrenamiento dependerá directamente del trabajo, y de la cantidad de tiempo que estemos dispuestos a dedicarle. Pero del mismo modo, la disciplina va a depender de la motivación, y a su vez, esta se encuentra relacionada con el entusiasmo y con la confianza en uno mismo.